12 feb. 2013


ORIGEN


Envió un saludo a tod@s, excepto a unos cuant@s... unos cuant@s que desearía que estén muertos, enfermos, que sean impotentes y que las bolas se les hayan puesto verdes; les envió a todos los demás un cálido saludo, tan cálido como se encuentra el centro de Trujillo un sábado a las 11 a.m., mientras tratas de ir a comprar  el putitop que pueda hacerte feliz, hacer que te sientas sexy y la más hot de la disco/bar/cantina/hueco/esquina a la que piensas salir esta noche que toca  cacería con una que otra amiga.
Pues bien, habiendo cumplido con mi deber de nena buena saludando primero a mis amigos imaginarios, paso a poner sobre el tapete, una realidad, triste, desoladora y que emputa hasta los huesos a nosotras “LAS MUJERES”, “LAS HEMBRAS”, “LAS QUE TODOS LO PUEDEN”; a cuantas de nosotras chicas que pasamos los 28 nos ha pasado que  cuando le dices tu edad con una sonrisa de oreja a oreja a un o una pobre imbécil y te pregunta si estas casada, con novio, con hijos, etc, y respondes con una sonrisa ya un poco incomoda con un rotundo NO, y que con aire preocupado al escuchar que vas por los 30 simplemente te dicen... pero hija! Apúrate que se te va el tren!
Te pueden decir una serie más de disparatadas apreciaciones como, “ya doblas la esquina”, “estas que te haces vieja”, “mira que luego coges lo que se te venga”, “tu carrocería necesita mantenimiento” o el infaltable,,, “te vas a quedar a vestir santos”.
Lo he escuchado en todas las formas y tonos posibles, pero lo que si les digo chicas... y muchachos inquietos, no sé si se me ira el tren, si es que me volveré vieja o algún santo tendré que vestir, aunque preferiría mil veces desvestiros (y si me dan a elegir más que santo preferiría un pecador de esos buenotes que arden en el infierno, por tener abdomen de infarto y que están calientes como para quemarte los deditos que te gustaría recorrer por esos brazos esculpidos), pero lo que si se es que si te interesa encontrar tips sobre cómo conseguir el amor de tu vida ahora que sientes que tu fruta está pasándose de madurita y hasta te huele a podrida... a otra cosa mariposa.
Esto tiene más que ver con lo que una treintona, decidida, cachonda, libre, independiente y extremadamente jodida debe saber... lo que se puede o no se puede,,, y Dios quiera lo que se debe hacer.
Pues entonces chapa tu carro, ajústate en ese mini vestido chapa tu taco nueve que te hará doler hasta el hígado, inyéctate un toque de euforia y manda al diablo lo que te dice que no es hora ya de hacer las cosas que quieres hacer.
Porque lo que una treintona debe saber... es que al final... el chiste va más que encontrar un marido, es dar la vuelta y decir... “qué vida más jodidamente buena que he pasado”... y que sigo pasando, porque entre tíos buenos, ropa, chamba, amigos, orgasmos propios y prestados, podremos decir de una  vez por todas.
A la mierda ese puto tren (que dicen que se está pasando),,., que prefiero manejar mi propio deportivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario